WG4
El blog de World of Gamers

Los clásicos nunca mueren.

Paciencia. La pila sigue aumentando. El fin está cerca. El corazón se acelera, la visión se vuelve borrosa. Una última oportunidad de sobrevivir depende de un miserable rectángulo. Ahí está… no, otro cubo. El tiempo se acaba, todo se mueve frenéticamente. GAME OVER.

¿Quién no ha tenido una partida así en el viejo y querido Tetris? Y aun más importante, ¿¿qué hacemos hablando del Tetris en 2019??

Déjenme retroceder un poco.

(en el capítulo anterior) Luego de que Master Mojo me hiciera comprender que la palabra jueguit* NO se debe usar en la redacción, fui puesto nuevamente a prueba junto al resto de los humanos pasantes. ¿La misión? ¡Seguir difundiendo la palabra de la no violencia contra las criaturas en los videojuegos!

Entonces pensé en el Tetris. No hay criaturas, solo una mecánica que pone a prueba nuestro ingenio (y, a veces, TOC). Lanzado al mercado durante el remoto año 1984 en la Unión Soviética (y dos años después en Occidente), el juego de Aleksei Pazhitnov sigue dando qué hablar en este nuevo siglo de 8K y 5G.

El año pasado marcó un nuevo hito para este juego, cuando se lanzó Tetris Effect

Reversionado por Tetsuya Mizuguchi -productor también de otras joyas como Lumines y Rez-, esta nueva versión del clásico nos lleva a un mundo en el cual piezas y música conviven en armonía. Cada nivel del juego tiene un motivo visual y musical. El encastre de los tetraminos al ritmo de la melodía (¿o será al revés?) nos transporta a una experiencia que hasta ahora no se había vivido con el Tetris: tener conciencia del entorno que rodea al tablero. Ballenas siderales, cultos secretos, delicias zen: todo se entremezcla con la música y el gameplay.

La mecánica del juego se mantiene intacta, con la salvedad de que se agrega The Zone: la posibilidad de detener el tiempo brevemente ante una situación crítica, y usarlo para bajar cuantas líneas sea posible o terminar de perder. Para finalizar la experiencia, se ofrece una versión VR, la cual genera una inmersión total en el juego.

Cuando creíamos que con Tetris Effect estaba todo dicho, Nintendo lanzó, este año, Tetris 99

En épocas de Battle Royale, Nintendo ofrece una nueva visión del clásico basado en esta temática.

99 jugadores arrancan cada uno con su partida y comparten un entorno de fondo con los tableros de los otros 98 jugadores en miniatura. Cada vez que uno limpia líneas en su tablero, impacta al resto. Se puede atacar a un jugador en particular, al azar, contraatacar, dar el “tiro de gracia” o ir a por los mejores rankeados.

Lo que parece simple de explicar es un pandemonio en la vida real. Alertas antes de ser atacado, líneas que vuelan al fondo entre distintos tableros, música que acelera su ritmo a medida que quedan menos jugadores. Pasar de un tablero casi limpio a perder de forma inmediata. Así es el mundo de Tetris 99.

Además, Nintendo celebró el evento masivo Tetris 99 Grand Prix. En lugar de los millones promocionados en otros torneos, este repartió la módica suma de 999 Nintendo Gold Points (diez dólares) entre los mejores 999 jugadores del torneo. Si bien nunca se supieron oficialmente los ganadores, la experiencia de quienes jugamos el torneo fue que, a pesar de ser vapuleados otra vez, íbamos por más. Una adicción rara en Tetris, que luego de largos esfuerzos nos deja vacíos cuando el bendito palito nunca aparece.

Pasando a las mecánicas, son nuevamente las mismas en el tablero individual. Lo único que se agrega es la manera de atacar a otros jugadores. Una de ellas, T-Spin, glorifica a la no tan gloriosa “pieza T”. El T-Spin nos da bonificaciones de ataque cuando logramos a último momento rotar una pieza T y encajarla para hacer al menos una línea.

Nintendo lanzó esta versión de Tetris de manera gratuita y sin anuncio previo para quienes estuviesen suscriptos a Nintendo Switch Online. Además, para mejorar el misterio, no hay tutorial alguno en el juego. Se arranca la partida y se aprende sobre la marcha.

En el armario, en el cajón, en la valija o en el arcade. Tetris sigue vigente y con pocas ganas de ser olvidado.

Tetris Names

Master Mojo me informó que aparentemente el Tetris se trata de atacar a criaturas, ya que las piezas (o tetraminos) ¡tienen nombre!

En fin, de vuelta al pabellón de los pasantes…


Emanue lBerdichevsky    STAFF  
Emanuel Berdichevsky. x Pibe Sistemas, actual Holder del Látigo PM, futuro Edutainer. Nerd con ganas. Futuro padre de una cachorra humana. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

También en WG4 Blog

Un catálogo de aventura y tragedia. Lucas Pope nació en los Estados Unidos , trabajó en Naughty Dog ( Uncharted 2: El reino de los ladrones ) hasta...
Amistades de otro mundo Las constantes son algo que no abundan en períodos tan turbulentos como la adolescencia y los primeros años de adultez. A...
Escuchar la misión. Aceptar el riesgo. Matar al monstruo. Cobrar la recompensa. Repetir. ¡Ahora intenten hacer esto en una redacción manejada por...
Nuevos Kits Tecnológicos de Robótica Educativa de Rasti para escuelas primarias. Incluyen sensores y actuadores con la última tecnología en...